Serenatas olvidadas: música, palabra e imagen


Las palabras son el aire de la memoria, son la sentencia para no olvidar, el bálsamo donde se sacia el hombre lleno de sed, ávido de curiosidad. Los sonidos son los pájaros, los árboles, el agua, el silencio, son el vínculo con la tierra, y las nubes. Las miradas contemplan la belleza de una hoja, el color de la fruta, el manantial de una sonrisa, el calor de un abrazo, la ternura de la niñez, la maldad del hombre, lo feo y lo dulce de la existencia. El artista, o mejor dicho, el hombre que busca la verdad y lo simple, se encuentra en el lugar idóneo para no olvidar, y quizá, olvidar, pero dejar esas migajitas, que sirven como las luciérnagas en la noche. Rodrigo Graue de Toscano, nos hace una vuelta, un descanso, un suspiro, un traguito de luz. Nos hace contemplar la belleza de la manera más simple y pura, es decir, la natural. Sin artificios. Sin egos. Sin maquillaje. Así pues, les hacemos una invitación para conocer y disfrutar la belleza creativa y sensible de Rodrigo. El artista, el músico, el fotógrafo, el hombre, el niño. Para ser un guitarrista, hay que ser un excelente músico, pero antes, un gran artista, pero lo primero y lo que siempre habrá que cultivarse y luchar, es llegar a ser un gran ser humano.

 

Rodrigo Graue de Toscano

Rodrigo Graue de Toscano

 

Víspera

Y tu alma será la lluvia
en el bosque de mi mirada
ansiosas parvadas presagian
lo que las raíces gritando invocan:
el dulce instante en que estés llegando
y el horizonte nos una
en cada gota.

Encuentro-comunión.

En la mesa del tiempo
los colores y las pinceladas
enmarcan dos piezas de pan,
que más que panes parecen lunas,
que más que lunas son gemidos salidos del dios que se
deleita en la danza del trigo,
trigos que parecen pecas,
pecas que más que camino son espejo y a la vez abismo,
blancas pieles que la obscuridad devora mientras la madera
cruje debajo de estos panes que se vuelven cuerpos
que se vuelven lienzo ante la mano diestra y lujuriosa del
universo
que los pinta del color de las pupilas que se miran sabiendo,
contemplando en un instante el corazón y la carne,
alimento de las almas,
pincel del tiempo,
canto de línea y movimiento,
poderoso trazo de luz que envuelve
nuestras desnudas eternidades.
 

La mirada de la belleza capturada en un instante. “No tomas una fotografía, tú la haces”, decía Ansel Adams.

El mundo creativo y sensible de Rodrigo, está rodeado de sonidos. Vibraciones que emanan de aquel niño ávido que busca constantemente, guidado por la madrecuriosidad, ese sonido bello y sublime, que encaja perfecto con el juegocreación. Como cuando Flaubert pasaba semanas y semanas buscando esa palabra, ese fonema, que sólo la elegida era la perfecta, la que tenía que estar ahí. Y sólo lo sabía, pronunciando cientos de veces el fragmento, hasta encontrarla.   

Escucha:

Música de Rodrigo Maitiri
Palabras de Rodrigo

Rodrigo Graue de Toscano. Originario de la Ciudad de México, es un artista dedicado a la música y fotografía. Estudió guitarra clásica siendo un niño, para años más tarde dedicarse al flamenco y ser conocido como Rodrigo Maitiri. A lo largo de estos años diversas ramas del arte estuvieron presentes en su vida a cada instante, palpitando y esperando a que él tomara la decisión que ha tomado hace poco: la de volverse un artista universal, al más puro estilo renacentista, llegar a la cumbre de la manifestación y de la libertad expresiva.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s